Israel atacó a combatientes de Hamás en los túneles de Gaza

Netanyahu afirmó que Israel no aceptaría un cese de las hostilidades con el grupo extremista y que seguiría adelante con sus planes para acabar con él.

Israel dijo el martes que sus fuerzas habían atacado a milicianos de Hamás en el interior de la vasta red de túneles de los islamistas bajo Gaza, después de que el primer ministro Benjamin Netanyahu rechazara los llamamientos a detener los combates para aliviar la crisis humanitaria del enclave palestino.

Los túneles son un objetivo clave para Israel, que está ampliando sus operaciones terrestres dentro de Gaza para acabar con Hamás, tras el tiroteo de hace tres semanas en el que, según las autoridades israelíes, murieron más de 1.400 personas.

«Durante el último día, las fuerzas de combate combinadas de las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron aproximadamente 300 objetivos, incluidos puestos de lanzamiento de misiles antitanque y cohetes situados bajo pozos, así como complejos militares dentro de túneles subterráneos pertenecientes a la organización terrorista Hamás», informó el ejército en un comunicado.

Los milicianos respondieron con misiles antitanque y fuego de ametralladora, añadió.
«Los soldados mataron a los terroristas y ordenaron a las fuerzas aéreas que atacaran en tiempo real objetivos e infraestructuras terroristas».

Algunos testigos dijeron que las fuerzas israelíes atacaron el lunes la principal carretera norte-sur de Gaza y atacaron la ciudad de Gaza desde dos direcciones. Israel declaró que sus tropas habían liberado a un soldado cautivo de Hamás.

Hamás, grupo islamista armado que gobierna Gaza, ha liberado hasta ahora a cuatro civiles de los 239 rehenes que, según Israel, fueron capturados el 7 de octubre. Se cree que muchos de los rehenes están retenidos en la red de túneles de Hamás.

Las Brigadas al-Qassam, brazo armado de Hamás, afirmaron que los combatientes se enfrentaron a primera hora del martes a las fuerzas israelíes «que invadían el eje sur de Gaza, (incluso) con ametralladoras, y atacaron cuatro vehículos con misiles Al Yassin 105», en referencia a misiles antitanque de fabricación local.

Los milicianos también atacaron dos tanques israelíes y excavadoras en el noroeste de Gaza con los misiles, dijeron los de al-Qassam.

Reuters no pudo confirmar los informes sobre los combates. El Ejército israelí no hizo comentarios de inmediato.

Las autoridades sanitarias de Gaza afirman que 8.306 personas, entre ellas 3.457 niños, han muerto en ataques israelíes desde el 7 de octubre. Representantes de la ONU afirman que más de 1,4 millones de la población civil de Gaza —que en total es de unos 2,3 millones— se han quedado sin hogar.

El creciente número de muertos ha hecho que Estados Unidos, principal aliado de Israel, otros países y la ONU pidan una pausa en los combates para permitir que llegue más ayuda humanitaria al enclave.

Netanyahu declaró a última hora del lunes que Israel no aceptaría un cese de las hostilidades con Hamás en Gaza y que seguiría adelante con sus planes para acabar con el grupo.

«Los llamamientos a un alto el fuego son llamamientos a Israel para que se rinda ante Hamás, para que se rinda ante el terrorismo, para que se rinda ante la barbarie. Eso no ocurrirá», dijo Netanyahu en declaraciones televisadas.

Algunos especialistas militares afirman que las fuerzas israelíes avanzan lentamente en su ofensiva terrestre, en parte para mantener abierta la posibilidad de que los milicianos de Hamás negocien la liberación de los rehenes.

La relativa cautela con la que las tropas israelíes han tomado y asegurado porciones de territorio en los primeros días de operaciones terrestres sostenidas en Gaza contrasta con las últimas tres semanas de incesantes ataques aéreos contra el enclave mediterráneo, así como con las anteriores ofensivas terrestres de Israel en la zona.

Un desastre encima de otro desastre

El Ejército israelí afirmó haber atacado más de 600 objetivos milicianos en los últimos días en Gaza, donde la población civil palestina necesita urgentemente combustible, alimentos y agua potable.

La Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU (OCHA) dijo que el suministro de agua a través de una tubería de Israel al sur de Gaza se cortó el lunes «por razones desconocidas», y que una reparación anunciada de otra tubería al centro de Gaza no se llevó a cabo.

«En el momento de redactar este informe, no se suministra agua a Gaza desde Israel», afirmó la OCHA en su sitio web.

Según la ONU, han llegado al enclave asediado muchos menos camiones de ayuda humanitaria de los necesarios, y el orden civil se ha quebrado. Miles de habitantes de Gaza irrumpieron el domingo en los almacenes de la ONU para apoderarse de harina y otros artículos.

Esto ha dejado fuera de servicio cuatro centros de distribución de ayuda de la ONU y un almacén, según informó el lunes la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos.

«Es un desastre encima de otro desastre. Las necesidades sanitarias se están disparando y nuestra capacidad para satisfacerlas está disminuyendo rápidamente», anunció el jefe regional de emergencias de la Organización Mundial de la Salud, Rick Brennan, reiterando las peticiones internacionales de un alto el fuego que permita una operación humanitaria de mayor envergadura.

Los camiones de ayuda han estado entrando en Gaza desde Egipto durante la última semana a través de Rafah, el principal paso fronterizo que no hace frontera con Israel. Se ha convertido en el principal punto de entrega de ayuda desde que Israel impuso un «asedio total» a Gaza después del 7 de octubre.

La Casa Blanca ha declarado que está trabajando para que entren más camiones de ayuda en Gaza.

Rehenes

Hamás difundió el lunes un vídeo en el que aparecían tres rehenes secuestradas por el movimiento islamista el 7 de octubre.

Las mujeres —identificadas por Netanyahu como Yelena Trupanob, Danielle Aloni y Rimon Kirsht— estaban sentadas una al lado de la otra contra una pared desnuda, y Aloni dirigía un airado mensaje al primer ministro.

Netanyahu condenó el vídeo como «propaganda psicológica cruel» y dijo que la campaña terrestre de Israel creaba posibilidades de rescatar a los rehenes.

El conflicto ha provocado manifestaciones en todo el mundo en apoyo de los palestinos y un aumento del antisemitismo y la islamofobia.

Representantes de la administración Biden, alarmados por los informes de incidentes antisemitas en universidades de Estados Unidos, se reunieron el lunes con líderes judíos estadounidenses para discutir medidas para contrarrestar la oleada, dijo un portavoz de la Casa Blanca.

En Rusia, el presidente Vladimir Putin acusó a Occidente y a Ucrania de provocar disturbios en el interior del país, después de que algunos protestantes de la región de Daguestán, de mayoría musulmana, asaltaran un aeropuerto para «atrapar» a pasajeros judíos de un vuelo procedente de Tel Aviv.

About Author

Deja un comentario